JBavaro Banner 728x90

Educación promete reabrir escuela de Las Tres Piezas, mientras niños tienen un mes sin recibir clases

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

Esta escuela se encuentra ubicada en la comunidad de Las Tres Piezas, la cual está ubicada a unos ocho kilómetros de Valle Gina

Valle Gina. Luego de que sin ninguna explicación a la comunidad el Ministerio de Educación cancelara al único profesor que laboraba en la Escuela Básica del paraje Las Tres Piezas, las autoridades de esta dependencia estatal prometieron que nombrarán a un nuevo docente y reabrirán ese plantel educativo, que ha funcionado en esa comunidad por más de 70 años.

El director del Distrito Educativo 12-01, Nicolás Cedeño, explicó que inmediatamente le nombren unos diez maestros que le prometieron, el primero de ellos lo enviará a esta escuela en Las Tres Piezas.

“Desde que me contraten unos maestros que me faltan, va uno para allá”, dijo Cedeño. Aclaró que Educación no ha dejado fuera del sistema a estos niños, sino que están esperando que les llegue el nombramiento del personal docente prometido.

Cedeño señaló que la cancelación del maestro de esa escuela se debió a que él no está en el país, y había dejado un sustituto en su lugar, quien supuestamente firmaba bajo su nombre. “No vamos a tener gente cobrando sin estar trabajando”, aseguró Cedeño. El director del Distrito Educativo 12-01 reiteró que “desde que me autoricen diez contratados más, va uno para allá”.

Dos madres de la localidad de Las Tres Piezas explicaron que sus hijos no han vuelto a la escuela desde que fue cerrada por la cancelación del maestro. También hablaron sobre la situación precaria en la que estos niños estaban recibiendo docencia, previo al cierre del plantel.

La señora Guillermina de Aza, residente en esa comunidad y madre de una de las niñas que estudiaba en ese centro educativo, dijo que su hija tiene un mes sin recibir clases. Precisó que el profesor que estaba asistiendo en sustitución del que se dice está en el extranjero cerró el plantel y no le informó a nadie nada.

Guillermina de Aza, residente en esa comunidad y madre de una de las niñas que estudiaba en ese plantel

“Ellos (los estudiantes) se estaban yendo porque él (profesor) lo que iba era a chatear, y ya al final sólo iban cuatro alumnos. Ya él no estaba dando clases; mi hija, como llevaba el cuaderno así mismo lo traía. El profesor iba a dormir y echaba a los estudiantes para afuera para la enramada, y cuando ellos no querían salir cogía la correa para sacarlos”, reveló De Aza.

Todavía esta señora no ha podido reubicar a su hija en otro centro, porque alegadamente el profesor no les dejó ningún tipo de documentación de esta estudiante.

Marilyn Feliz, residente en Las Tres Piezas y madre de tres niños de esa escuela, manifestó que la situación en este plantel empezó a empeorar porque el profesor pasaba mucho tiempo sin asistir a sus compromisos docentes, lo que provocó que a la mayoría de los estudiantes los enviaron a otras escuelas.

“Aquí hay como ocho o nueve niños que no están yendo a la escuela”, comentó Feliz. Precisó que tuvo que poner a una de sus hijas en la Escuela Básica El Cuyá, en Valle Gina, por lo que diariamente debe darle 300 pesos a un motoconcho para que la transporte.

INSCRITOS EN OTRA ESCUELA

En el Centro Educativo Nazaret se han inscrito seis estudiantes de la comunidad de Las Tres Piezas, quienes diariamente deben recorrer varios kilómetros a pies para poder recibir educación en el sector de Friusa.

Nery Geraldino, directora del Centro Educativo Nazaret, explicó que las madres de estos niños estuvieron solicitándole la inscripción de sus hijos, pero que ella en realidad no sabía la situación de la escuela de esa comunidad.

Los seis niños que asisten desde esa aislada comunidad tienen edades que oscilan entre 9 y 13 años. La forma en la que llegan hasta la escuela es muy difícil para estos pequeños. “Los padres, como tienen un motor, le colocamos una parte de los niños en la mañana y la otra en la tarde”, cuenta Geraldino.

Relató que cuando al padre le toca trabajar, la madre sale a la mitad del camino para encontrar a sus hijos. Los padres de estos niños también se valen hasta de caballos para hacer que sus hijos puedan trasladarse a recibir el pan de la enseñanza.

DIFERENTE VERSIÓN

Pura Rijo Molina, quien se identificó como coordinadora de red, por lo que le corresponde darle seguimiento a la Escuela Básica Paraje Tres Piezas, manifestó que este centro educativo fue cerrado debido a que no hay suficientes estudiantes.

“Una escuela que tiene menos de ocho estudiantes no puede funcionar como centro, porque debe tener más de ocho estudiantes. Un centro educativo conlleva muchos gastos, entonces el maestro que vaya debe ser nombrado y profesional, por lo que eso implica un costo para el Gobierno”, destacó Rijo.

Dijo que n Las Tres Piezas “no tenían ocho estudiantes, porque yo soy testigo de eso, porque yo soy coordinadora. Mi trabajo consiste en eso, en darle seguimiento a los centros multigrados y ese es un centro multigrados”, precisó.

Rijo también desmiente la versión de que en esa escuela hayan estado inscritos 23 estudiantes. Cuenta que en sus visitas pasa toda una mañana en las escuelas verificando la situación de las mismas.

Hizo hincapié en que efectivamente el maestro asistente faltaba mucho y en varias ocasiones llegaba tarde, pero lo excusó con la falta de estudiantes que lo esperaban para recibir docencia, lo que a su entender lo desmotivaba para hacer un buen trabajo.

“Yo doy certeza de que esa es la razón por la cual el centro fue cerrado, no porque el Gobierno o el Ministerio de Educación quisieran, sino porque no cumplen con los requisitos. Seguirá cerrado siempre y cuando la comunidad vaya al Distrito Educativo con una lista real de estudiantes”, sostuvo Rijo.

Gil José Núñez, presidente de la Asociación de Padres y Amigos de esta escuela, señaló que las autoridades de Educación son las responsables del cierre de este centro, porque “el profesor venía muy poco, tres veces a la semana, y cuando lo hacía era hasta por una hora”.

Núñez agregó que al entregársele al profesor suplente la matricula era de 35 niños y por su inasistencia fueron disminuyendo.