JBavaro Banner 728x90

La escasez de inspectores e incoordinación institucional aumentan construcciones ilegales

Escrito por Julio González jgonzalez@editorabavaro.com.

La falta de inspectores y de integración de todos los organismos públicos vinculados al uso del territorio conllevan al incremento de las construcciones ilegales.

Verón. El surgimiento de construcciones en el Distrito Verón-Punta Cana que ocupan grandes terrenos sin el control de las autoridades cada día es alarmante, a tal punto que muchos inversionistas, sobre todo del ámbito inmobiliario, han encendido las alertas como consecuencia de un significativo crecimiento desmedido de asentamientos en lugares incluso prohibidos para tal fin.

Si bien la zona turística constituye uno de los espacios más productivos del país y el Caribe, por experimentar un significativo crecimiento económico y urbanístico, lo que atrae nuevas inversiones y oportunidades de establecerse, también cuenta con áreas donde se construyen caseríos ilegales, situación que promueve la evasión de millones de pesos por concepto de evasión de arbitrios.

Para algunos empresarios y las propias autoridades, parte de este problema se debe al insuficiente número de inspectores que realicen una labor efectiva de fiscalización que abarque un mayor control en todo el distrito municipal, aunado a la falta de coordinación institucional entre varios entes del Estado, que permita el diseño de un conjunto de acciones oportunas que frene el aumento de las construcciones ilegales.

El encargado de la Oficina de Planeamiento Urbano de la Junta Municipal Verón-Punta Cana, José Vásquez, señaló que desde esta instancia orientan a los ciudadanos sobre los permisos a tramitar para desarrollar construcciones cónsonas con lo establecido en las leyes que rigen la materia.

Autoridades, hoteleros y empresarios definieron un conjunto de acciones a ejercer próximamente

Detalló que la documentación requerida incluye copia del título de propiedad, contrato de compra, cedula de identidad o pasaporte del solicitante, el Registro Nacional de Contribuyente (RNC) si es una compañía, una carta dirigida al encargado de la Unidad de Gestión Ambiental (UGAM) de la Junta Distrital; planos de edificación, ubicación, arquitectónicos, dimensionados, eléctricos, sanitarios y estructurales, hechos por arquitectos o ingenieros colegiados, cuya respuesta de aprobación o rechazo sería de cinco días hábiles.

“El tema de las construcciones ilegales es una odisea para nosotros, es un día a día que tenemos que llevar en esta oficina con los munícipes, quienes en un 99% no cumplen con estos requisitos y los que más cumplen son los desarrolladores de obras grandes como hoteles y residenciales”, dijo Vásquez.

Entiende que esta situación se les escapa de las manos por el poco personal de inspección con el que cuenta la Junta Municipal para efectuar las labores de fiscalización de obras, sobre todo las vinculadas a viviendas, que en su gran mayoría no reúnen las condiciones legales para su levantamiento.

En este sentido, el funcionario reconoció que esto ha permitido que en horas de la noche y los fines de semana, las personas realicen sus construcciones aprovechando que durante ese tiempo no laboran los inspectores y por tanto no hay nadie quien paralice aquellas construcciones consideradas como ilícitas.

“Contamos con tan solo cinco inspectores y eso no es suficiente para abarcar todo el distrito. Ya esto se lo estamos comunicando al director municipal, Ramón Ramírez, para que tome cartas en el asunto y de eso estamos seguro que lo hará; así como de algunas carencias en cuanto a vehículos que permitan el fácil traslado de esos funcionarios fiscalizadores”.

Vásquez informó que, aun con estas condiciones adversas, han inspeccionado unas 311 obras, entre pequeñas y grandes, de las cuales casi todas han sido paralizadas por incumplimiento de la normativa correspondiente.

Preocupación

Para el presidente de la Asociación de Desarrollares y Constructores de la provincia La Altagracia (Adecla), Quilvio Tió Schotborgh, el tema de las construcciones irregulares constituye una gran preocupación para el sector que representa. Por este motivo, el pasado jueves 10 de agosto organizó un conversatorio con empresarios, hoteleros, presidentes de residenciales, vocales de la Sala Capitular y autoridades de Verón-Punta Cana, a los fines de abordar a profundidad la situación y diseñar posibles soluciones.

“Esto lo estamos haciendo atendiendo el llamado de desarrolladores de proyectos grandes, quienes lo ejecutan de forma organizada, pero de un momento a otro le salen lotificaciones cerca del proyecto y que no tienen ningún tipo de infraestructura, ni de planificación a nivel de vías, iluminación y agua, que terminan siendo arrabales que afectan el desarrollo de las demás obras, creando focos de infección y delincuencia”, explicó.

Tió consideró que para frenar las construcciones ilegales en el distrito, constantemente se reúnen con la Junta Municipal Verón-Punta Cana, a objeto de alertar sobre el crecimiento desmedido de asentamientos irregulares en toda la zona turística.

Destacó que como posibles alternativas proponen un sistema más eficiente que permita la prevención de obras irregulares, una revisión exhaustiva de la permisología, el aumento de la cantidad de inspectores y la integración de otros entes del Estado, como los Ministerios de Obras Públicas, Medio Ambiente y Turismo.

“No es un secreto el tema de las construcciones ilegales y lo alarmante de esto porque nos afecta como destino. Siempre estamos formando y orientando a nuestros desarrolladores de cómo hacer las cosas bien y queremos que las instituciones nos vean como un apoyo para trabajar articuladamente, que viene siendo parte de nuestro papel”, aseguró el titular de Adecla.

Durante este encuentro, luego de intensas discusiones y puntos de vista por parte de la representación de la Oficina de Planeamiento Urbano de la Junta Municipal, los vocales de la Sala Capitular, hoteleros y empresarios de la construcción, se llegaron a unos acuerdos a cumplir de forma inmediata.

Los vocales Rafael Chireno y Ernesto Veloz informaron que las próximas acciones acordadas a ejecutar son: dar los pasos necesarios para continuar paralizando las obras irregulares existentes; el cumplimiento estricto en un plazo no mayor a 90 días de la ordenanza Nº 01 sobre Trámites, Procedimientos, Tasas y Arbitrios de Planeamiento Urbano, que contiene varios aspectos significativos para frenar la arrabalización; la convocatoria por parte de Adecla y la Asociación de Hoteles y Proyectos Turísticos del Este (Asoleste) a los Ministerios de Medio Ambiente, Obras Públicas y Turismo, vinculados al destino y uso del espacio.

Asimismo, someter a la acción de la justicia a aquellas construcciones que estén en condición irregular; elaborar un plan de medios que permita informar a la población las diversas actividades que se ejecutan para minimizar esta situación; efectuar un levantamiento exhaustivo de los proyectos ilegales en la zona e impulsar a nivel del Ejecutivo nacional la elaboración de un plan de ordenamiento territorial para el Distrito Verón-Punta Cana.

Aspectos jurídicos

El abogado Jesús Almánzar, aseguró que las construcciones ilegales en la zona turística violan lo dispuesto en las leyes de Ornato y Urbanizaciones, las cuales expresan las características con las que deben contar los desarrolladores para la ejecución de obras.

“Aquí viene cualquiera, abre una finca, le mete un tractor por el medio y empieza a vender solares sin haber siquiera planificado, aun con permisos de la Junta Municipal, pero que al final no cumple con el plan maestro ni las previsiones de ley que incluyen alcantarillado, cunetas, calzadas, energía eléctrica y agua, que no se están cumpliendo”, sostuvo.