JBavaro Banner 728x90

Llegada masiva de venezolanos a RD pone en alerta autoridades migratorias y de seguridad

Escrito por Julio González jgonzalez@editorabavaro.com.

La Dirección General de Migración ha repatriado en el primer semestre del año unos 24 mil extranjeros que vivían ilegalmente en el país, entre ellos los ciudadanos venezolanos

Verón. Desde aproximadamente unos diez meses hacia acá parece demasiado fácil encontrarse con un venezolano en las calles de las diferentes ciudades de la República Dominicana, sobre todo en las zonas de Santo Domingo, Santiago, Bávaro y Punta Cana. Muchos laboran en tiendas, restaurantes, supermercados y hasta venden su comida típica en las calles, como las famosas arepas y cachapas.

La cifra actual de estos nacionales en el país se calcula con base a  aproximaciones, aunque la Embajada de Venezuela en República Dominicana estima que son alrededor de unos 20 mil en condiciones irregulares, y cada vez se incrementa este número como consecuencia de la aguda crisis política, social y económica que atraviesa la nación suramericana.

En los últimos tres años, la Cancillería ha otorgado unas 2,556 visas de diferentes modalidades, que es el documento que los válida para trabajar y vivir en República Dominicana. En el 2014 entregó 567 visas y en el 2015 la cantidad se duplicó a 1,207. En el 2016 ese número se redujo a 782 visas.

Las residencias temporales que otorga la Dirección General de Migración (DGM) ascendieron el año pasado a 626, de las cuales sólo una es permanente.

Para pisar suelo dominicano, el venezolano necesita una tarjeta de turista, que es adquirida una vez llega a cualquiera de los aeropuertos del país, por un costo de 10 dólares. Pero para realizar cualquier actividad económica les hace falta una visa, bien sea de negocio, trabajo o de residencia.

Esta visa sólo se consigue en la embajada dominicana, ubicada en la capital venezolana, Caracas, cuya condición dificulta regularizar la situación migratoria de unos extranjeros que se están mudando por una fuerte crisis económica, lo que pone en alerta a las autoridades nacionales.

Los extranjeros arrestados son trasladados en guagua hasta el centro de Haina.

Tanto así que en el Aeropuerto Internacional de Las Américas (AILA), principal terminal aérea por donde llegan los venezolanos, se han reportado casos de estos nacionales que han sido devueltos a su país, tras incumplir algunos requisitos exigidos al momento de pasar por los controles migratorios, adicionales al pago de la visa de turista, como por ejemplo: mostrar cierta cantidad de dinero en efectivo en dólares, obtener una reservación de hotel y poseer una carta de invitación de un ciudadano dominicano.

Devueltos

Estefanía Sifontes, una venezolana que actualmente vive y trabaja en Higüey, expresó que constantemente está viajando a su país por motivos familiares y para no estar en condición irregular. En su penúltimo regreso a República Dominicana, hace dos meses, las autoridades de Migración en el AILA no le permitieron el ingreso al país, y estuvo retenida unas 20 horas, hasta que fue devuelta a Venezuela.

“Ese día vi cómo a otros compatriotas les pedían mostrar dinero en efectivo. Al yo pasar, me tomaron las huellas, pero al revisar mi pasaporte y ver los sellos de entrada y de salida; se me retuvo mi pasaporte, llevándome a una oficina donde una supervisora de Migración me preguntó por qué entraba y salía tanto, a lo que yo le respondí que era para no estar en situación irregular”, dijo.

Sifontes contó que luego de responder varias preguntas vinculadas a razones de permanencia en suelo dominicano, los inspectores migratorios decidieron retenerla en conjunto con otros dos venezolanos.

“En esa oficina, la supervisora que mandó a retener estuvo siempre prepotente; nos dejó solos allí, y cuando ella aparecía yo le preguntaba por qué no nos permiten la entrada al país, a lo que respondió que estamos en condición de inadmisible”, indicó.

Relato que durante esos días retenida no les suministraron ni alimentos ni agua, lo cual consideró un trato “injusto”, por cuanto no estaba cometiendo ningún delito. Luego de esas 20 horas fue notificada de su devolución a Venezuela, con su pasaje de vuelta en la aerolínea que la trajo.

Sin embargo, destacó que a los pocos días logró comprar un nuevo boleto aéreo a República Dominicana, y en esta oportunidad no tuvo ningún tipo de inconvenientes para ingresar al país.

Javier Rodríguez, vicepresidente de FuncoverdJavier Rodríguez, vicepresidente de la Fundación Colonia de Venezuela en República Dominicana (Funcoverd), una asociación que brinda asistencia en diversas áreas a venezolanos ubicados en diferentes provincias del territorio nacional, informó que manejan estimaciones de unos 23 mil compatriotas que residen actualmente en el país.

Estos datos se desprenden de estudios elaborados por esta instancia hace aproximadamente un mes. “No obstante, nosotros no tenemos establecido un número exacto de venezolanos que han sido deportados, porque las cifras que arrojan el Ministerio de Interior y Policía y la Dirección General de Migración son de extranjeros en general, y no especifican por nacionalidad. Pero aun así calculamos, de acuerdo a casos que nos llegan, se deportan entre 8 y 10 venezolanos semanalmente”, agregó.

Rodríguez señaló que para los actuales momentos hay unos 30 venezolanos que fueron llevados por las autoridades migratorias a un centro de retención de la DGM en Haina, provincia San Cristóbal, para su deportación, a esperas de que algún familiar o amigo de estos ciudadanos les envié el pasaje de retorno, porque el Estado dominicano no se hace responsable del costo del mismo.

“Nosotros respetamos y avalamos todas las leyes de República Dominicana que establecen normas para que los extranjeros puedan trabajar y residir legalmente; lo que no es justo es que ese extranjero permanezca detenido más de 30 días e incluso más de una semana, porque el Estado dominicano no pueda garantizar la deportación”, afirmó.

El representante de Funcoverd aseguró que de acuerdo a algunas versiones obtenidas, a los deportados en Haina no se les brindan las condiciones mínimas de permanencia, por lo que han establecido conversaciones sobre esta materia con voceros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Como fundación que agrupa a venezolanos en el país no se nos permite el acceso al centro de retención en Haina para verificar esas condiciones en las que están nuestros compatriotas”, acotó.

Los venezolanos solo se les exige para entrar el país, adquirir la visa de turista, valida por un mes, en los aeropuertos de todo el territorio nacional, pero la mayoría viene a establecerse en condiciones ilegales.

Operativos

La Dirección General de Migración ha informado, a través de notas de prensa, que continuarán reforzando los operativos “para frenar la penetración en el país de ciudadanos indocumentados”.

De acuerdo a datos publicados por el organismo, en los primeros seis meses del presente año 2017 se procedió a la repatriación de más de 46 mil extranjeros que estaban viviendo ilegalmente en el país.

Las detenciones han incluido a ciudadanos haitianos, chinos, venezolanos, canadienses, colombianos y de otras nacionalidades, y fueron realizadas en distintas avenidas y sectores del Distrito Nacional, Santo Domingo Este y en diversos puntos del interior del país, así como en la frontera con Haití.

Los extranjeros ilegales detenidos en las redadas por inspectores y oficiales de la Dirección de Migración son repatriados a sus respectivos países, en combinación con las embajadas de las naciones que existen en la República Dominicana.

El director de Migración, mayor general retirado Máximo William Muñoz Delgado, instruyó a los funcionarios del organismo que realizan los operativos, a ofrecerles buen trato a los extranjeros arrestados y llevados al centro de retención que tiene en la comunidad de Haina, hasta proceder a su repatriación.

Los detenidos son llevados en guaguas a dicho centro, y entre ellos figuran hombres y mujeres de distintas edades. La mayoría son haitianos que entraron a República Dominicana a través de diversos puntos fronterizos. Pero igualmente están alertas ante la masiva llegada de venezolanos al país, en su mayoría con intenciones de establecerse en condiciones ilegales.