JBavaro Banner 728x90

Dominicanos y haitianos improvisan poblados a orillas del Boulevard Turístico del Este

Escrito por Fausto Adames fadames@editorabavaro.com.

Haitianos levantan caseríos improvisados a orillas del Boulevard Turístico del Este

Bávaro. Dos caseríos de más de 500 viviendas en las que viven más de 2,000 personas, la gran mayoría de nacionalidad haitiana, han sido levantados a poco menos de medio kilómetro, a orillas del Boulevard Turístico del Este, frente a los ojos de las autoridades.

De acuerdo con los residentes del lugar, los caseríos en cuestión se llaman Casabal y El Peñón, los cuales han sido formados por una invasión de terrenos pacífica y con consentimiento de sus propietarios.

Pero el problema de este arrabal es que opera sin la más mínima medida de higiene, ya que las casas no tienen baño y los residentes tienen que hacer sus necesidades a cielo abierto.

De acuerdo con moradores de un residencial vecino al lugar, estos caseríos representan un grave problema ambiental para el turismo, sobre todo por su cercanía a la avenida España y al centro de Bávaro.

Los residentes del Casabal y El Peñón indicaron que en estos barrios hay energía eléctrica y agua, con una tubería que alimenta el poblado desde un residencial vecino. Pero admitieron que no tienen baños y están obligados a hacer sus necesidades en el monte.

Los lugareños afirmaron que los terrenos pertenecen a un señor llamado Martínez y a otra persona que reside en Las Lagunas de Nisibón. Dijeron que también hay algunos solares que no saben quiénes son los propietarios, y por eso la gente ha ido haciendo el barrio cada vez más grande. 

Ramón Richardson, un dominicano que tiene más de 10 años residiendo en el lugar, afirma que al lado de donde vive le llaman El Peñón, y cuenta con 100 casas en las que residen unos 500 habitantes.

Richardson afirmó que el caserío se formó en el 2003, en una especie de ocupación consentida, “donde los propietarios les daban a atender los solares a unas personas, se hacía una casa sobre otra, y después fueron llegando inmigrantes, y fueron haciendo más casitas, hasta que se formaron los dos barrios”.

Agregó que “nosotros no somos propietarios y a la hora que los dueños digan que tenemos que desalojar el lugar, lamentablemente tenemos que salir de aquí”, dijo. Indicó que la mayoría de los residentes son inmigrantes haitianos, puesto que sólo hay unos ocho dominicanos. 

Con relación a la basura, dijo que la recogen los moradores y la queman, porque en el sector no entra ningún camión de la Junta Municipal ni ninguna otra entidad estatal.

Indicó que lamentablemente las autoridades no se preocupan por estos barrios, “porque los solares no son de nosotros”. Richardson pidió a las autoridades que exijan a cada propietario que limpien los solares, “porque hay lugares donde no sabemos quién se pueda esconder por aquí”.